ARANJUEZ

Se ha supuesto que el origen etimológico del topónimo podría ser vasco. Rafael Lapesa recoge la suposición de otros autores de que proceda de Arantza («Espino»), posiblemente en combinación con palabra Hotz («Frío»). También podría ser Aran («Valle») o incluso su homónimo Aran («Ciruela»). Llama la atención la situación de Aranjuez en el valle del Tajo, así como la cercanía a la localidad toledana de Ciruelos. Según Antonio de Nebrija, el origen del nombre se debería al árabe Ibn Arankej («Lugar poblado de nogales»), aunque el Padre Sarmiento sugiere el topónimo latino Ara Iovis («Altar de Júpiter»), relacionado con un posible templo dedicado a Júpiter Pluvio. La aldea de Almuzúndica, mencionada en el siglo XI, podría corresponder a Aranjuez. Durante la Edad Media aparece en los textos como Arauz o Aranz (siglo XII), Aranzuel, Aranzuech (siglo XIII), Aranzueque, Aranzugue, Aranzuet o Arançuex, hasta que finalmente se llamó Aranjuez ya en el siglo XV. Precisamente de Aranz proviene el gentilicio propuesto arancetano, que apenas es usado. Sin embargo, es más cotidiana y popular la palabra ribereño, usada por estar Aranjuez a orillas del Tajo y muy cercano del Jarama. La voz Aranjuez parece estar ligada etimológicamente con Aranzuelo (río de Burgos), Aranzueque (localidad de Guadalajara) y Aránguiz (localidad de Álava).

Back to top